Si eres propietario de una vivienda que quieres poner en alquiler, pero no estás seguro de qué tipo de contrato de arrendamiento deberías utilizar, hoy despejamos tus dudas y te contamos los distintos tipos de contrato de arrendamiento disponibles, y las peculiaridades de cada uno.

CONTRATO DE ARRENDAMIENTO DE VIVIENDA PARA RESIDENCIA HABITUAL

Este tipo de contrato – denominado popularmente como ‘alquiler de larga estancia o alquiler tradicional’ – es el más utilizado por aquellos propietarios que buscan un tipo de inquilino que ofrezca estabilidad y que no demande otro tipo de servicios complementarios tales como mobiliario, equipamiento, servicios de limpieza, etc

Este tipo de contrato está regulado por la Ley de Arrendamientos Urbanos 29/1994, el periodo mínimo de arrendamiento es de 3 años, salvo que el arrendatario decida abandonarlo con anterioridad, quedando éste obligado al cumplimiento del primer año, debiendo comunicar al arrendador con 30 días de antelación a la fecha del vencimiento anual.

Desde el punto de vista fiscal este tipo de arrendamiento está exento del impuesto de valor añadido (IVA).

El arrendatario está obligado a pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP).

El arrendador deberá declarar en su declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) los ingresos de los alquileres percibidos en concepto de rendimiento de capital inmobiliario, aunque están exentos de tributación el 60% de los rendimientos netos generados, lo que le hace muy interesante desde el punto de vista fiscal para personas físicas.

CONTRATO DE ARRENDAMIENTO POR TEMPORADA

Quizás esté sea el tipo de contrato menos conocido y, a pesar de que también se rige por la Ley de Arrendamientos Urbanos 29/1994, este tipo de contrato se encuadra dentro lo dispuesto en su artículo 3, apartado 2, referido a los alquileres para uso distinto del de vivienda.

La principal diferencia de este tipo de contrato respecto del arrendamiento de vivienda para residencia habitual, es el hecho de que éste se rige por la voluntad de las partes, no existiendo un plazo mínimo de arrendamiento.

Se trata éste de un tipo de contrato especialmente indicado para personal expatriado o desplazado desde otros puntos de la geografía del territorio nacional por cuestiones profesionales o de otro tipo, que no deseen cambiar la consideración de vivienda habitual el de su domicilio familiar o de origen.

Este tipo de arrendamiento no está sujeto al impuesto de valor añadido (IVA).

El arrendador también deberá declarar en su declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) los ingresos de los alquileres percibidos, en concepto de rendimiento de capital inmobiliario.

CONTRATO DE ARRENDAMIENTO DE VIVIENDA DE USO TURÍSTICO

Lo primero que debemos decir de este “nuevo” y conflictivo tipo de arrendamiento, es que no está sujeto a la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y su regulación corresponde a cada Comunidad Autónoma. Por ello deberemos, en su caso, consultar la legislación específica que nos aplica.

Lógicamente son contratos de muy corta duración y, con carácter general, implican el suministro de servicios complementarios, mobiliario, equipamiento. Además se comercializan por plataformas de oferta turística.

Desde el punto vista tributario, este tipo de alquiler está sujeto al impuesto sobre valor añadido (IVA), con las implicaciones que esto conlleva para el arrendador y, además, tributa en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) del arrendador.

Si además del estricto arrendamiento del inmueble, el arrendador prestase otro tipo de servicios asimilables a la industria hotelera, la consideración de estos ingresos sería de rendimientos de actividades económicas y el arrendador se debería dar de alta esta actividad a efectos del impuesto de actividades económicas (IAE).

Ivory Escapes, como plataforma profesional de gestión de inversiones inmobiliarias de lujo en el mercado residencial español y, más concretamente el de Madrid, está a su disposición para analizar éste o cualquier otro tipo de cuestión relativo a la puesta en valor de su propiedad.

… escape with us!