En el cada vez más sofisticado Barrio de las Letras de Madrid hemos estrenado un precioso apartamento de capricho, ideal para una persona o pareja que desee vivir en pleno centro de la capital, en uno de los barrios más vibrantes, lleno de vida y color, donde darse un paseo por su encrucijada de calles supone un despertar para los sentidos por la riqueza de locales de gastronomía, salud y belleza, moda y complementos, arte y decoración.

Un sesudo proyecto de interiorismo ha permitido sacar el máximo partido a una superficie de 40 metros cuadrados, en la que se buscaba obtener un verdadero hogar y donde no podía faltar una buena cocina dotada de todo tipo de electrodomésticos y mobiliario de gran capacidad.

El primer pensamiento de la propietaria fue hacer una especie de loft diáfano para permitir que la luz invadiera todo el espacio, incorporando el dormitorio al salón. Sin embargo, desde nuestra experiencia en alquiler de apartamentos de lujo, le recomendamos independizar en la medida posible el dormitorio del salón.

Después de muchas idas y venidas con el plano, se consiguió la distribución ideal para independizar el dormitorio, con una solución muy ingeniosa que permitía disfrutar de la televisión tanto del salón como desde el dormitorio. Se aprovecharía la chimenea original de la vivienda para construir un elemento de separación entre ambas estancias, que incorporara la televisión, con un sistema que permitiera un giro de 180º. De esta forma, el dormitorio quedaría en un extremo de la propiedad, disfrutando de la abundante luz que entra por uno de los preciosos balcones, y el salón al otro lado de la chimenea, a continuación de la espectacular cocina. Ésta se realizó en un tono blanco roto con acabados en latón para ampliar visualmente la sensación de espacio, multiplicando al mismo tiempo la luminosidad. Tres taburetes, anclados directamente al suelo, conformarían una divertida barra para desayunos y comidas.

Una suave paleta cromática, con tonos naturales y toques anaranjados sobre una base muy clara, dotarían al espacio de una limpieza y sutileza que invitaría a querer disfrutar de este apartamento tan romántico y cuidado.

El señorío de la vivienda que fuera antaño queda patente en elementos como los balcones con sus preciosas contraventanas o la viga de madera reforzada con perfiles de hierro, además de otros recursos decorativos que evocan épocas pasadas como las delicadas boisseries que revisten paredes, las finas molduras de los muebles de cocina o armarios o el espejo envejecido que corona la antigua chimenea.

En definitiva, apartamento de capricho para un cliente sensible y exigente que persigue confort, diseño y ubicación.

… escape with us!

Este artículo también está disponible en: Inglés