En pleno centro histórico de Madrid acabamos de estrenar este sorprendente apartamento, ubicado en un bonito y cuidado edificio de una de las calles con más solera de nuestra ciudad: la ‘Calle Mayor’, que discurre entre la ‘Puerta del Sol’ y la ‘Cuesta de la Vega’, cruzando la conocida calle ‘Bailén’.

En su recorrido de Este a Oeste, prácticamente recto y llano, se encuentra la Plaza de la Villa. En su desembocadura se levantan la fachada posterior de la Catedral de la Almudena y varios lienzos de la Muralla Musulmana de la ciudad. Aunque apenas llega al kilómetro de longitud, durante sus más de seis siglos de vida ha tenido diferentes nombres para denominar sus diferentes tramos.

A lo largo de su historia, la ‘Calle Mayor’ fue importante vía comercial de concentración de gremios, destacando los de joyeros, pañeros, sederos y roperos, junto a otros como los esparteros , que pugnaban por asomarse a esta calle principal desde el enjambre de las callejuelas que en ella confluían. De hecho, todavía encontramos numerosos comercios centenarios en los que diversas familias han conservado sus negocios – muchos de ellos artesanales – con el sabor y la tradición de antaño.

Apartamento Mayor I

En este recién estrenado apartamento de la ‘Calle Mayor’ hemos querido conservar el sabor de la artesanía tradicional. Nos hemos guiado por un estilo decorativo muy relajado y ecológico, a base de materiales naturales, como la madera, y de fibras vegetales como el bambú, el yute, el lino o el algodón.

El salón comedor disfruta de unas vistas y una luz envidiable, gracias a sus tres balcones a la calle, y ofrece dos ambientes en absoluta sintonía.

La zona de estar se ha resuelto con un sofá en un tono natural acompañado de dos cómodas butacas de mimbre en torno a un mesa de centro, reforzada por otras piezas auxiliares que funcionan como taburetes o como mesas de apoyo.

El comedor disfruta de una mesa para seis, acompañada de un juego de asientos diferentes, que confieren dinamismo al conjunto. Una gran lámpara de techo y una pareja de fuentes de fibra natural colgadas a modo de cuadros completan este set.

La luminosa y alegre cocina disfruta de una distribución en ‘U’ muy cómoda para el día a día. Además, ha sido equipada con una confortable barra – bajo la inmensa ventana – que permitirá desayunos y comidas rápidas sin necesidad de montar el comedor. El sofisticado juego del blanco y negro de los muebles se repite en el precioso suelo de mosaico, imprimiendo carácter al espacio.


El dormitorio supone un auténtico reducto de paz y confort. La naturaleza vuelve a estar presente en elementos como el cabecero de bambú, las mesillas de madera sin tratar y la ropa de cama de puro algodón. Además, un delicado dibujo sobre el cabezal nos trasladará a un tranquilo jardín, donde encontrar un verdadero descanso.

Enfrente se sitúa el cuarto de baño, donde un precioso suelo de mosaico hidráulico – original de la vivienda – convive con elementos renovados con materiales actuales, que sin embargo se funden con el estilo original creando una estancia igualmente acogedora.

Armonía, calidez y respeto por la naturaleza y el trabajo artesanal es lo que nos transmite este atractivo apartamento situado en pleno centro histórico de Madrid, en la ‘Calle Mayor’, una calle repleta de antiguos comercios y tabernas, monumentos y sobre todo mucha vida y anécdotas para los anales de la historia.

… escape with us!

Este artículo también está disponible en: Inglés