Nos sentimos muy afortunados de haber podido trabajar esta vez en un barrio diferente y prometedor de Madrid, en el Barrio de Prosperidad.

El Barrio de Prosperidad ha cambiado mucho a lo largo de su historia y lo sigue haciendo adaptándose a las circunstancias socio-económicas del momento. El trazado urbano de calles estrechas y casas bajas (algunas ya desaparecidas en épocas de más profundo desarrollo) y el tejido de pequeñas industrias, talleres y almacenes – tan característico de este barrio – ha ido transformándose en una renovación constante adecuándose al mercado inmobiliario actual.

En esta línea, nos enfrentamos al reto de convertir un antiguo almacén del Barrio de Prosperidad en una acogedora vivienda a pie de calle, que debía consta de estar, comedor, cocina, tres dormitorios, tres baños y cuarto de almacenaje. ¡Y lo conseguimos!

El resultado de este reto es: García Luna I

La vivienda se organiza en dos plantas. Todo el proyecto gira en torno a un espacio central de doble altura, que sorprende con trazas de patio, dotado de un gran lucernario que ilumina el centro del hogar donde se sitúa el comedor, en permanente relación con el estar y la cocina. La comunicación visual es continua, lo domina todo, creando un espacio de relación – de morada – que invita a la comunicación, al compartir.

Un cortavientos en la entrada hace de filtro entre la calle y la vivienda, dando paso al estar presidido por la escalera, elemento potente y configurador del espacio, que atraviesa el patio, dando acceso a los dormitorios superiores, uno principal en suite y con vestidor abierto, el otro con baño independiente y zona de estudio.

Una isla corpórea separa la cocina del comedor que – junto con la escalera – acota su espacio apoyado por las recuperadas cristaleras con cuarterones en hierro pintado como piel del mismo, que definen una marcada estética evocando tiempos pasados.

Dormitorios y estar miran, tanto en planta baja como en planta alta, a la calle y al patio; esa dualidad del dentro-fuera como hilo conductor se produce en toda la vivienda, con el patioy la escalera como protagonistas.

Los materiales son básicos, revestimiento continúo de resina en pavimento y duchas, hierro y deployee en el diseño de escaleras, carpinterías interiores y en otros elementos de almacenaje. Una estética que, sin olvidarnos del pasado, comparta el espíritu del barrio y la contemporaneidad del lugar, consiguiendo un ambiente sereno y unificado.

De otro lado, el interiorismo irrumpe en contraposición con la elementalidad y sencillez de los acabados, confiriéndole carácter y confort. La alfombras de piel y la profusión de textiles en cortinas, estores y mobiliario, dignifican la vivienda. Todo se elige siguiendo una línea estilística de marcado refinamiento y con un cromatismo que le confiere calidez y distinción.

El resultado… una vivienda sorprendente a pie de calle en un barrio cada vez más próspero, el Barrio de Prosperidad.

Si quieres ampliar la información de este moderno apartamento o consultar disponibilidad por favor envíanos un email a [email protected] 

…escape with us!

Este artículo también está disponible en: Inglés