‘Donde fueres haz lo que vieres’. ¡Cuán acertado es el refranero español! A la hora de acometer un proyecto, son muchos los factores que condicionan su desarrollo, pero lo primero que debemos planteamos es su ubicación y el tipo de arquitectura del edificio.

No es lo mismo llevar a cabo un proyecto en Salamanca que en Malasaña, ni en un loft que en una buhardilla. En este caso, nos encontramos en el popular Barrio de Malasaña, en la buhardilla de un edificio con solera de la histórica ‘Calle de la Madera‘.

Si bien en el resto del edificio los apartamentos cuentan con espacios más amplios y con una distribución más convencional, en esta planta (última) había que jugar con sus dos principales atributos: la potente luz natural y las vigas de madera vistas, recuperadas de la vivienda original.

Y he aquí el resultado: un divertido apartamento para tres, decorado en un estilo clásico-gamberro, con muebles ligeros pero funcionales y confortables, en colores vivos y refrescantes. La repetición de elementos – como las cabezas de arcilla, las golondrinas sobre la pared o los dibujos geométricos de las tapicerías – aporta ritmo, equilibrio y proporción.

Además, una alegre paleta cromática refuerza la vitalidad que transmite este espacio tan original y en total armonía con el Barrio de Malasaña.

Como una imagen vale más que mil palabras, hagamos un recorrido por el apartamento y disfrutemos de su diseño y color.

Ático en Malasaña: Madera XIV

salon-apartamento-malasaña

comedor-apartamento-malasaña

cocina-apartamento-malasaña

pasillo-apartamento-malasaña

dormitorio-apartamento-malasaña

dormitorio-apartamento-malasaña

escape with us

Este artículo también está disponible en: Inglés